PVC (Policloruro de vinilo)

Características:

    • Elevada resistencia química: necesaria por el permanente contacto con material en descomposición, como así también elevada tolerancia a sustancias altamente alcalinas y ácidas.

    • Resistencia a la corrosión: el tubo de PVC es inmune a casi todos los tipos de corrosión experimentados en sistemas de tuberías subterráneas. Como el PVC es un no conductor, los efectos galvánicos y electroquímicos no existen en sistemas de tuberías de PVC. El tubo de PVC tampoco es dañado por ataques de suelos normales o corrosivos. En consecuencia no son necesarios ningún tipo de recubrimiento ni protección catódica cuando se usan tubos de PVC.

    • Resistencia al ataque biológico: el PVC muestra una excelente resistencia a la degradación y/o deterioro causado por acción de micro o macro-organismos. Entre los microorganismos podemos mencionar hongos y bacterias, y entre los macroorganismo a las termitas y roedores.

    • Resistencia a la intemperie: cuando son sometidos permanentemente a la radiación ultravioleta del sol, los tubos de PVC, en un tiempo extenso, pueden sufrir daños superficiales, por lo que se recomienda emplear compuestos especiales para este fin o protegerlos con recubrimientos adecuados.

    • Resistencia a la tuberculización: incrustantes solubles tales como el carbonato de calcio no precipitan en las paredes lisas del tubo de PVC, como lo hacen con otros materiales. Como el PVC no se corroe, no hay tuberculización por corrosión.

    • Resistencia al impacto: el tubo de PVC tiene una resistencia al impacto superior a la mayoría de los materiales tradicionales y no tradicionales

    • Densidad: el PVC, al igual que los otros materiales termoplásticos se caracteriza por su bajo peso específico, comparado con la mayoría de los materiales utilizados en la fabricación de tubos. Esto permite obtener un tubo liviano, sin que por ello resulte débil.

    • Resistencia a las cargas superpuestas: los tubos de PVC son obtenidos por extrusión de un compuesto rígido de PVC, pero, y esto es muy importante, deben ser considerados como conductos flexibles desde el punto de vista del diseño. Un tubo flexible , se define como aquel que se deformará por lo menos un 2% sin ningún signo de daño. Esta flexibilidad le permite soportar las cargas del suelo ya que al deformarse transforma parte de las cargas verticales que actúan sobre él, en cargas horizontales, las que son absorbidas por la resistencia pasiva del suelo.

    • Características hidráulicas: las caídas de presión en tubos de PVC revelan que son un 30% menores que las correspondientes a tubos de acero o fundición que transportan caudal e igual diámetro interior del tubo. Además, al no haber formación de incrustaciones, no hay diferencias en el cálculo entre cañerías nuevas y en servicio

    • No contaminante: las propiedades del PVC lo hacen atóxico, no migratorio, o sea que no reacciona con los elementos y compuestos residentes en los suelos, ni materiales de construcción; logrando además, que el material transportado, por ningún motivo, contamine el entorno.

    • Larga vida útil: se estima superior a los 50 años, en condiciones normales de uso.

    • Sellado hermético: en sus diferentes formas de unión.

    • Bajo costo: considerando todas las propiedades descriptas y su elevada longevidad, el costo resulta ínfimo.